Ámbito de actuación

Nuestro ámbito geográfico de actividad parte del Corredor del Henares , al tener nuestra sede en Alcalá de Henares ( de Madrid a Guadalajara, y de Arganda del Rey a Alcobendas), por cuestión de proximidad, aunque también realizamos reclamaciones en cualquier lugar de España, siempre y cuando por la complejidad del caso y la cuantía de la reclamación lo precise el cliente.

El escenario que se genera tras un accidente de tráfico puede parecer complejo para cualquier persona, especialmente si no tiene experiencia previa, puesto que aparte de sufrir lesiones , debe afrontar diversos trámites con hospitales, aseguradoras, a veces fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, y que desconoce cual es la mejor forma de proceder para hacer valer sus derechos y no verse de nuevo como una víctima de una organización burocrática que no entiende y a veces parece no quiere entenderle. Es el momento de contar con la ayuda y el apoyo adecuado de especialistas, con un trato personal y directo. La especificidad de la legislación aplicable, y el todavía escaso desarrollo de su interpretación judicial, hace que sea necesario un riguroso conocimiento de la misma para la correcta toma de decisiones a la hora de elegir el medio más idóneo de realizar la reclamación.

A veces nuestra labor se ceñirá a obtener el tratamiento médico, rehabilitador, quirúrgico o de cualquier tipo que sea necesario y posteriormente acreditar y justificar la valoración económica del perjuicio sufrido por el lesionado, ya sea físico y/o psicológico, y/o estético, o de cualquier otro tipo; tanto por gastos realizados durante el tratamiento, (desplazamientos necesarios, disminución de ingresos a consecuencia de una posible incapacidad laboral derivada de las lesiones sufridas) como por un perjuicio incluso futuro, como en casos que desembocan en una imposibilidad permanente para realizar las ocupaciones habituales o al menos una parte de ellas.

La mayor garantía de que el interés del despacho es agotar las posibilidades razonables de reclamación es que cuanto mayor es el importe de la indemnización obtenida por el lesionado, ya sea en ámbito judicial o extrajudicial (existe un número importante de asuntos que no necesitan de un procedimiento judicial para resolverse) nuestro trabajo será también remunerado de forma proporcional.

Respecto a nuestros honorarios profesionales, también es importante conocer que, en casi todas las ocasiones, existe una cláusula en el contrato con su propia aseguradora que contempla una cantidad destinada a este tipo de reclamación (defensa jurídica), por lo que total o parcialmente le reembolsará nuestros honorarios. (Según los términos y cuantías del contrato firmado con su aseguradora en concreto).

Únicamente tendrá que pagarnos cuando reciba un pago por parte del responsable (habitualmente la aseguradora del vehículo contrario), no antes. En caso de no percibir ninguna indemnización, no tendrá que abonarnos honorarios de ningún tipo.

Generic placeholder image